¿Qué es el visual merchandising y cómo aplicar esta técnica para atraer clientes al punto de venta?

Qué es visual merchandising

Hacer notar una empresa en el retail tiene sus retos, y, a diferencia del entorno online, las posibilidades de diseño y las herramientas son más limitadas. Pero eso no significa que todo esté perdido, de hecho, hay mucho que se puede hacer con el visual merchandising.

¿Qué es el visual merchandising? ¿Cómo se diferencia esta técnica del escaparatismo? ¿Qué ventajas ofrece? ¿Y cómo aplicarla en el punto de venta? De todo esto hablaremos a continuación, así que quédate para volverte un experto y potenciar tu marca.

¿Qué es el visual merchandising?

El visual merchandising son técnicas de marketing que permiten a las marcas mostrar sus productos de una forma atrayente al público.

Para ello combina todos los elementos posibles que le permitan destacar entre las demás propuestas del entorno, lo que incluye luces, una buena paleta de colores, cartelería, pantallas, aprovechamiento del espacio y otros más que se puedan agregar, según el estilo de la marca o producto.

Con el merchandising visual las empresas pequeñas (retail) tienen la oportunidad de mantener una buena competitividad y crecer, pero no priorizando las ventas, sino mejorando la experiencia del cliente potencial. De esta manera se le motiva a comprar y, más importante aún, a volver.

Merchandising en el punto de venta

Imagen de: Unsplash

¿Cuál es la principal diferencia entre escaparatismo y visual merchandising?

Ya hemos visto lo que es el visual merchandising desde su definición, para saber diferenciarlo del escaparatismo también hay que ver el concepto de este último.

El escaparatismo no es otra cosa que el arreglo y optimización del espacio en el que se muestra el producto al público, es decir, el escaparate. Si bien esta estrategia se puede trabajar de forma independiente, en realidad forma parte de las acciones del visual merchandising, su “filosofía madre”.

A diferencia de las demás estrategias, el escaparatismo no es opcional para el plan de marketing, como sí lo son, por ejemplo, los aromas o la música. Pero sí que conserva la esencia de su concepto mayor (visual merchandising): invitar y convencer al público que mira en las vitrinas a que pase y compre.

La premisa principal en el escaparatismo es saber aprovechar todo el espacio disponible para captar la atención del público, incluyendo los elementos que mejor complementen el producto (especialmente los accesorios) e iluminando bien los puntos principales para que el foco esté solo en los puntos importantes.

Todo esto solo es una parte de lo que el merchandising visual requiere (más adelante hablaremos de todas las técnicas), por lo que, si bien hay diferencias, al final solo son un complemento.

¿Cuáles son las ventajas de aplicar el visual merchandising en el PLV?

Aplicar el merchandising visual no es solo una cuestión de filosofía o frías estrategias de ventas, sino que son sus resultados positivos la razón del porqué las marcas deben usarlo. Aquí sus principales ventajas:

Atrae la atención

La idea no es solo hacer que el público mire el escaparate, sino que quiera detallarlo y hasta sienta la necesidad de comprar. Con una buena combinación de originalidad y conocimiento de los clientes, se alcanzan resultados sorprendentes que permiten a las marcas promocionar sus productos y servicios de manera efectiva.

Conserva al usuario

Cuando se promete una cosa y se da otra, el usuario simplemente se va; por eso, el merchandising logra aprovechar las cualidades reales del producto, y así el cliente se puede imaginar con él tal y como se le está presentando. Así, cuando entra a la tienda y palpa el producto, no se siente decepcionado.

Además, como el visual merchandising no solo mejora el escaparate, sino toda la tienda, el usuario ve uniformidad en la propuesta desde la entrada hasta su salida.

Destaca la propuesta sobre las demás

Al aplicar bien las técnicas de esta herramienta, se logra destacar la propuesta propia y elevar las cualidades del producto. Para lograr esto no se necesita demasiado capital, ya que con elementos simples bien seleccionados, se pueden alcanzar muy buenos resultados.

Adaptable a todos los mercados

El visual merchandising no se limita a un tipo de producto ni mercado; además, es compatible con la mayoría de los tipos de publicidad. Gracias a esto no es necesario invertir en las estrategias por separado, sino que, al unificarlas, se ahorra en costos y se conserva la armonía en todos los elementos.

Incrementa las ventas

Cuando el cliente siente que es priorizado y que se empatiza con sus necesidades y exigencias, entonces compra. Con el merchandising es fácil lograr esto, así que los clientes estarán facturando más frecuentemente. Y cuando se perciben estas ganancias se pueden mejorar las estrategias de marketing en general.

»También te puede interesar:

Técnicas de merchandising visual: Ejemplos útiles

Ya hemos mencionado que el visual merchandising se conforma de varias estrategias, y a continuación las consideraremos una a una.

1. Crea una experiencia de compra cómoda

Los caminos hacia la compra deben estar bien delineados, no solo en un sentido físico, sino también en la armonía de los elementos de diseño y la experiencia sensorial.

Además, el cliente debe tener la facilidad de palpar el producto (si es posible); para ello es vital el uso de la señalización apropiada, y el vinilo adhesivo para suelo es un material idóneo para esto.

vinilo como señalética

2. Potencia la creatividad en el escaparate

Antes vimos la relevancia que tiene el escaparate en el merchandising, pues es el espacio donde se apostará el producto y todos los elementos que lo harán destacar. En esta área se puede usar posters personalizados y planos para mostrar el producto en ciertos contextos que no se pueden representar en el escaparate.

ejemplo de impresion gran formato

3. Muestra los productos de manera atractiva

La presentación lo es todo, por eso es indispensable crear un entorno que haga que el producto principal sea la estrella. Una forma de hacerlo es usar vinilos con estructuras de varios niveles; este material se puede cortar a pedido y especificar el color que se necesita, así es posible hacer un contraste con las tonalidades.

Vinilo adhesivo decorativo

4. Respeta la identidad corporativa de marca

El visual branding auténtico y original es muy importante para que el usuario sienta que no está frente a una opción más. Por lo tanto, es imperativo mantener la continuidad de los colores, diseños y formas que se usen en los elementos.

Además de los carteles, una buena forma de hacer valer la identidad de una marca es usando papelería personalizada como la impresión de catálogos, así el cliente podrá llevarse la imagen corporativa a donde vaya.

Impresión online de catálogos

5. Crea campañas de marketing

Además del escaparate, el frente de la tienda es otra zona que se puede aprovechar para mostrar la marca o el producto; aquí son útiles la impresión de expositores publicitarios, roll ups y los carteles publicitarios.

Sin embargo, no hay por qué limitarse a promocionarse solo en el exterior del punto de venta o PLV, dentro de la tienda también se puede aprovechar para mostrar los beneficios de la marca y de los productos, para ello se pueden usar lonas publicitarias.

lonas publicitarias personalizadas

6. Presenta y coloca los productos de la manera correcta

El orden es muy importante, así como la coherencia en la propuesta; ya lo decíamos antes: armonía en la presentación. Por ejemplo, algunas tiendas tienen organizados sus productos por colores, por tamaños o por material de fabricación; hacerlo así permite a los usuarios llegar directamente hasta donde les interesa ir.

7. Organiza eventos especiales para dar a conocer la marca

Si no logras captar la atención de tu público puedes crear eventos en los que los involucres con tu tienda y los productos que ofreces. O si simplemente quieres que pasen de compradores ocasionales a clientes fidelizados, esta opción también es viable.

Aquí te será útil tener kits para eventos en los que incluyas los principales elementos de tu marca así como la tarjetas de visitas impresas para hacer el mejor branding posible.

Kit corporativo para eventos

Conclusión

Familiarizarte con lo que es el visual merchandising no solo te sirve para conocer estrategias vacías, se trata de potenciar el alcance de tu tienda e incrementar las ventas; por supuesto, dándole al cliente la prioridad.

Aplicar el merchandising en el punto de venta no es tan complicado y los beneficios hacen que valga la pena cualquier esfuerzo. Mantén la mente siempre abierta a los cambios y haz los ajustes necesarios según la evolución de tu audiencia y apóyate en una buena empresa de impresión para conseguir resultados profesionales.

¿Y tú aplicas ya en tu negocio esta estrategia de visual merchandising?

¡Estaremos encantados de leerte!

Compartelo en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Escribe tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam.Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios..

Open Print solicita tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE o gestionados por Encargados de Tratamiento acogidos al acuerdo "Privacy Shield". Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilita los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.

No hay Comentarios en ¿Qué es el visual merchandising y cómo aplicar esta técnica para atraer clientes al punto de venta?